Saltar al contenido

Las cosas que menos me han gustado de Barcelona

La sagrada familia de noche

Próximamente cumpliré dos años viviendo en Barcelona, una ciudad que tiene una gran cantidad de cosas que pueden y logran enamorar a muchas personas, como su arquitectura, su movilidad y el encanto que solo una ciudad cosmopolita puede tener. Pero a pesar de eso, como todas las ciudades, no escapa de tener sus problemas.

Aunque algunos de sus inconvenientes no son realmente importantes y son más un tema personal, hay otros que pueden desencantar a sus visitantes.

Sin más que decir, les dejo las cosas que menos me han gustado al estar viviendo en Barcelona.

Problemas políticos

Como muchas personas saben, existe un gran sentimiento de pertenencia en gran parte de la población de Cataluña sobre sus raíces y su historia. Este sentimiento lo han transladado a un movimiento independentista que ha logrado fracturar a la población y además a la clase política. Debido a esto existe un caos dentro del gobierno, lo que incide directamente en algunos programas y termina perjudicando a toda la población.

View this post on Instagram

Contrastes #Cataluña #España #Barcelona

A post shared by Luis Pardiñas (@luispardinas) on

La gente no es tan cálida

Los catalanes son personas difíciles de leer y de tratar. No se puede negar que son realmente amables y educadas, pero entablar una amistad con ellos es un tema completamente diferente.

Al llegar a la ciudad intenté conocer gente entrando a un coworking, me pareció una gran idea para llegar a hacer amigos. Como sabemos, es una ciudad muy pet friendly, por lo que tenía oportunidad de llevar a Chía conmigo a este lugar. Lo malo era que las personas se interesaban más por ella que por mí. Nunca me negaron un saludo y siempre fueron amables, pero no les interesaba nada más allá de eso, caso diferente con mi perra, que hasta le llevaban comida.

Por otro lado, algunos oriundos de esta zona de España pueden llegar a ser un poco racistas. Es un racismo extraño, ya que parece que no lo hacen con dolo, si no que es la forma en que fueron educados y lo ven normal.

Los motociclistas

Personalmente este es una de las cosas que más me han molestado en Barcelona. El problema no es la cantidad de gente que los utiliza o si es más o menos amable con el medio ambiente, el detalle radica en la poca educación víal de estas personas.

En varias ocasiones he estado apunto de ser atropellado por algunos usuarios de motocicletas mientras camino por la acera o cruzando la calle cuando tengo el verde. También es habitual que crucen cuadras completas en sentido contrario, lo que podría ocasionar un accidente.

Y podrían provocar accidentes por la manera en que manejan y rebasan mientras manejan.

Los ciclistas

Esto es parecido a lo que me pasa con los motociclistas, no tienen educación vial. Cuando tienen que ir por la calle van por la acera, en la que en varias ocasiones han provocado choques con gente mayor y estos terminan en el hospital por las heridas.

No negaré que es una gran manera de moverse y que yo he utilizado este medio para trasladarme en tramos cortos, pero cuando no respetas las normas viales, puede llegar a ser un verdadero dolor de cabeza para los peatones.

El costo de los pisos

Es realmente un problema muy grande el poder rentar algo por tu cuenta, debes tener un muy buen sueldo para poder costear algo solo.

Cuando llegué a la ciudad con Chía renté un piso en el barrio de Can Baró, a mi parecer una zona muy tranquila y bien comunicada. El desafío llegó al momento de hacer el primer pago, como yo no tengo un empleo en España me pidieron 6 meses de renta, más un mes por adelantado, impuestos y el bono para la inmobiliaria. Demasiado dinero invertido para un piso de un cuarto.

Al buscar cuarto y no piso completo puedes observar como los precios son absurdos. Cuartos sin luz, pequeños y en zonas mal comunicadas los precios pueden rebasar los 500 euros, el problema de la vivienda en Barcelona es real y afecta a mucha gente.

Los manteros

Este tema tiene mucho transfondo, el cuál no discutiremos aquí. Si bien estas personas son inmigrantes ilegales solo buscan una manera de ganarse la vida, donde desafortunadamente en sus países de origen no tienen oportunidad para hacerlo.

Pero cuando zonas de la ciudad son invadidos por estos vendedores, puede llegar a ser molesto para los turistas, los comerciantes legales y la gente que vive en la ciudad. A veces puede llegar a ser hasta peligroso para algunas personas. Hay noticias de como algunos manteros golpean a turistas o los maltratan solo por exigir el paso por una vía que debería estar libre, pero se la apropian ocasionando caos alrededor.

Estos son los temas que menos me han gustado de la ciudad, a pesar de esto, Barcelona sigue siendo un lugar increíble y que vale mucho la pena poder disfrutar ya sea de vacaciones o viviendo en ella.

Categorías

Viajes

Etiquetas

, , ,